E de Eclosionar

Bajo la superficie, las luces perforaban cables y pantallas rotas para reventar en el suelo: columnas seguras en el vacío de la bóveda.

Un par de pisadas removió el polvo con su caer duro. Otro par deslizándose con cuidado, tanteaba las paredes. El último par de pisadas se movía con miedo, precaución. Desde su mano lanzó un pequeño triángulo que brilló con una descarga y sondeó las placas y puertas más próximas, hallando la ruta más segura.

— Está viejo, esto.

Beta13 se sobaba el codo: programado para ser cauteloso e inseguro hasta que un input significativo lo sacara del loop.

— Muy, muy viejo, Beta.

Sigma300 seguía palpando las paredes con sus recibidores electromagnéticos: no solía usarlos por su aspecto poco estético en las manos y la cara, pero no estaba coqueteando en un bar, así que se daba permiso de estar un poco fea.

— ¿Nada, Sigma?

— Nada. El temblor de Beta, pero fuera de ahí no siento nada más.

Llegaron al extremo del pasillo. Ya no había luz, y Tau71 encendió sus pupilas led. La pared de hierro era idéntica a las demás.

— ¿Qué? No hay nada, Tau. Ya escaneé, y sólo hay paquetes de sopa deshidratada y cajas de leche en polvo: Son bodegas alimenticias.

— ¡Más bodegas! No vamos a encontrarlo nunca Tau, vámonos, ya ando entrando en overclock.

Haciendo caso omiso, el androide cargó la potencia hidráulica de sus brazos, y con un golpe tumbó la gran placa de metal que era la pared. Detrás, un huevo de tres metros de alto.

— Epsilon —susurró Beta, que detuvo sus caricias nerviosas— el primero.

— El manual dice que aquí está. Entonces, aquí está. Ustedes se apoyan mucho en su tecnología e implantes nuevos.

Sigma terminaba de revisar los motores silenciosos detrás de la pared, anuladores de señal.

— ¿Tau, sí sabes que somos robots? Tú también.

— Me refiero a que usen la lógica —decía, mientras removía escombros para hacerse camino hacia el huevo —así hacían los humanos.

Fastidiada, Sigma imitó la frase con gestos de su boca, luego siguió detrás de Tau. Beta no dejaba de ver la obscuridad detrás de ellos, alumbrando con una lámpara de bolsillo, retrocediendo hacia el huevo.

Ya frente al organismo, Tau extendió su brazo y tocó con su palma metálica la cubierta.

— ¿Está vivo, o cargado? Me pregunto si para los humanos era más fácil distinguir la vida de la batería…

— No lo vayas a romper, Tau. Déjame revisar la base.

El androide muscular se cruzó de brazos. La chica, delgada y veloz, palpaba, tocaba, pinchaba, rascaba y al final, se sentaba en el suelo, rendida. —No puedo. No hay botones, conectores, corriente: nada. —terminó por detener su cabeza entre las manos.

— Beta, ¿puedes intentar eso que haces de hablar adentro?

— ¿Rezar?

— Eso.

Beta se acercó. No sabía de dónde había obtenido la habilidad, pero un día se encontró creyendo en algo más que circuitos y empirismo. Se puso frente al huevo, y sostuvo las manos encima del cascarón, sin tocarlo. Respiró hondo.

— ¿Ya está rezando?

— ¡Cállate, Tau! Silencio.

Ambos observaban al chico de túnica, y sus líneas de articulación brillando suavemente. No podía, pero si pudiera, estaría sudando. Escucharon un crack. Beta entreabrió los ojos del susto, pero regresó rápido a su oración.

— Sigma, el huevo se rompió. Está sucediendo algo que no comprendo.

— ¿Tienes que decir todo lo que piensas?

— Sí. Defecto de fábrica. Disculpa.

Tau se calló. Un pedazo del cascarón se desprendió. Los demás le siguieron pronto y Beta detuvo su plegaria.

Adentro una mujer, en posición de loto.

— Epsilon. Eres la catalizadora, portadora de la célula, teometal. Nosotros te hemos buscado por décadas para ser seres, para entender la metafísica, la teodicea y la ética.

Ella abrió los ojos. Su cuerpo era perfecto. Sus órganos internos eran misteriosos, espectrales, Sigma no lograba descifrarla. Su cabello, rojo y corto, llameante.

— Siéntense. El cambio viene, robots.

— ¿Tú eres un robot?

— No, Tau71. Soy la eclosión.

Beta oró, dando gracias. Epsilon le respondió en su corazón.

Se avecinaba una nueva era para todos los robots.

Escríbeme algo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s