#45: Corazón de Atari (Parte III)

Nazario no podía concebir sus últimos dos meses de preparatoria sin Pedro. Pero ahí estaba, con su ropa manchada de rojo y sus ojos fríos y gelatinosos, y la mosca rondándole la boca abierta. Esa noche en casa, la pasó toda la noche sentado en el suelo, cruzado de piernas, observando las dos pilas de videojuegos que salían del suelo. Sus papás habían ofrecido ayuda, abrazos y comida caliente, pero no retribución. ¿Quién ofrece justicia?

Sacó una maleta vacía, esas que parecen tubos y la gente se lleva a los gimnasios. Comenzó a poner silenciosamente todos los juegos que cupieron, y tuvo la precaución de dejar al último el Air-Sea Battle. Lo introdujo en su pecho, y uno de sus brazos se convirtió en un potente cañón aéreo. De sus piernas salían turbinas, así que tomó la mochila, abrió su ventana, y voló lejos de casa.

Escogió el basurero municipal: aunque muchos camiones entraban y salían, nadie ponía atención a un muchacho despeinado. Entrenó unos cuantos días, sabía que pronto se daba a conocer el veredicto sobre el caso, pero no le serviría de nada; nunca a alguien le sirvió de algo la policía mexicana. Su plan era infalible porque también era directo: ir contra los rufianes de hace dos días, quitarles el gusto, probar su aplomo. Un golpe, otro, derecha, izquierda, Súper Punch Out y terminan en el suelo.

En medio de la noche, cuando más acurrucado estaba en su periódico, un estruendo lo removió lento primero, luego agitado: terremoto.

La tierra se abrió por la mitad bajo él, y se precipitó al fulgor naranja del lava hirviente. En la caída, encontró el cartucho de Pitfall, con lo que saltó hábilmente, recuperando la mochila, pero sin poder salvar unos pocos cartuchos que se carbonizaron en el fondo. Escuchó una risa encima de él.

“Escuchaste nuestro mensaje, ¿zoquete? Lo mandamos con Pedro”.

Reconocería la voz de Ramiro en cualquier lado. Cambio cartucho y voló hasta él, sólo para descubrir que venía acompañado de los otros bullies… como una masa blanquecina.

“Es bueno nacer con poderes, ¿no?” Los tres se separaron como manchas líquidas flotando en el suelo, y todo su cuerpo se volvió afiladas cuchillas. Iban girando hacia él. Nazo convirtió su brazo en el cañón de un tanque y se deshizo de uno de ellos. Ramiro regresó por él y lo unió a sí, restableciendo el volumen original, mientras el otro golpeaba fuerte su costado. Se detuvo con las rocas, pero los pies le dolían: cambio de cartucho.

Salió con un puño llameante poderoso, y pulverizó la cabeza de Ramiro, pero las otras dos cabezas sonrieron, mientras en su único cuerpo extendían dos tentáculos largos para apretarlo contra sí, poco a poco consumiéndolo. Miraba también cómo resurgía la cabeza de Ramiro por en medio. A este ritmo no lo voy a lograr nunca… si pudiera cambiar…

Con un movimiento rápido, Nazo lo dirigió a la apertura en la tierra, se iban precipitando más pero más apretaba las tres cabezas.

“Soy… ¡el Macrófago!”

“¡Se quien quieras!”

dio un cabezazo, cambió su cartucho, y se sumergió en la lava. Inmediatamente Ramiro se disolvió, y Nazo salió urgido por evitar la lava. Dio vueltas mientras volaba hacia la salida, pero justo a punto de escapar, su pecho raspó en la orilla de la grieta, y el cartucho de Superman cayó hasta el fondo evaporándose. La propulsión lo elevó un poco en el aire, luego lo estrelló en una montaña de basura sin poder detenerse. Al fin, acabó boca abajo y cubierto del agua estancada en una llanta. Respiró, y con dificultad giró su cuerpo, para estar recostado boca arriba. Médicos comenzaron a llegar, la visión de sus papás, algo borrosa.

Y el poder lo hizo sentir diferente. Muy solo.

Mexicana, Juvenil, Televisión

2014-10-07 14.52.40

Escríbeme algo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s