#22: Ángel de la Guarda

Un chico de pelo negro, cuyo nombre no voy a revelar, caminaba de regreso a su casa por el centro. Estaba a punto de subir a un camión, pero no apuró el paso, y la crueldad de un chofer camionero no tiene límites -todos lo sabemos- así que cedió al poder sanador de una rabieta cuando mordió el polvo sucio del motor del 211, y tomó asiento en la ahora vacía parada de camión.

Y una hoja de papel cayó del cielo.

Justo en medio de sus pies. Como si fuera algo destinado. La tomó y buscó el lado vacío. Sacó una pluma de su mochila, y comenzó a hacer garabatos: un camionero siendo golpeado por él, frases que ofendían a la progenitora de quien leyera el ineludible enunciado, y otros similares. Pasado 5 minutos, se aburrió como la mayoría de los jóvenes de su edad, y dio vuelta a la tersa hoja: una lista. Un horario más bien. No parecía publicidad, ni tampoco algo impreso, aunque la caligrafía era finísima, casi con un brillo solar. El negro destellante leía:

4:00am – Recargar brillo solar

4:23am – Reacomodar nubes para [chico de pelo negro]

5:60am – Observarlo dormir.

6:00am – Toma un baño en la regadera. No observarlo.

6:23am – Jaziel separó el camión para Alejandra. Darle a [chico de pelo negro] el 211 con el conductor cristiano.

7:03am – Primer clase del día. Tiene sueño. Bajar cinco grados el clima del salón, para que Norma sienta frío, y se cambie al asiento detrás. Casi seguro que ella mantendrá a [chico de pelo negro] despierto.

8:34am – [Chico de pelo negro] busca una banca para dormir y no atender su siguiente clase. Poner al chico abusivo en medio del pasillo. Lo pensará dos veces, y se dirigirá al salón.

9:00am – Sin novedades.

10:00am – Sin novedades.

10:23am – Observa el trasero de su maestra. Sospecho con lujuriosas intenciones.

10:28am – Hace una nota en clave en su celular. Es un recordatorio para buscar traseros grandes en su laptop llegando a casa.

11:03am – Muere el padre de [chico de pelo negro] por enfermedad súbita. No tiene idea, y no la tendrá hasta en la tarde que llegue a casa.

11:22am – Inspiro a Joel para que hable con [chico de pelo negro] y olvide el celular en el salón por una distracción. Nadie lo tomará, pero eso evitará que revise la página sobre traseros en casa.

12:01pm – Salida. Se dirige al camión a la misma velocidad que Alejandra. Aún no se deben conocer, sino hasta dentro de tres años. Mandar al camionero que tiene a su mujer en el hospital, para que con prisa permita que suba Alejandra, y deje a [chico de pelo negro] detrás.

El chico estaba boquiabierto. Sus ojos llenos de lágrimas, pues el detalle tan específico y acertado de la lista lo había asustado mucho, y además, si era cierto le informaba de la muerte de su padre. Empezó a sollozar quedamente, y la mano que sostenía el iluminado papel temblaba. Entonces observó que se comenzaba a escribir algo nuevo en el horario.

12:46pm – Se ha percatado de mi existencia. Qué idiota, el Señor no aprobará. La muerte es inminente. Enviar al siguiente camión para que lo arrolle.

El [chico de pelo negro] escuchó inmediatamente el inevitable claxon de un camión que se avecinaba. De la colisión sólo quedó un curioso pedazo de papel que la policía de ninguna manera consideró evidencia. Ni existía manera de hacerlo: no había nada legible en él.

Palabras para la próxima semana: Bureta, Chocolate, Sillón

2014-04-16 21.04.48

Escríbeme algo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s