#6: Soñadora

Le llamaban “Soñadora”. Vive flotando en el espacio, recorriendo la órbita de la tierra, sintiendo en su helada espalda de piel sintética la luz del planeta, el azul de sus mares, y el blanco de sus gases. Ante ella se presentan cientos de extraños cilindros elongados y cristalinos. Recuerdan a las herramientas de un laboratorio de química, pero alejándose más y más de ella y su cara triste. Claro ves: enormes tubos de ensayo que se transparentan ante el infinito punteado del universo.

Mueve uno de sus brazos. Se mueve uno de los tubos, imitando la forma de su extremidad. Dispara hacia el vacío, y el cristal vuela y brilla con los fulgores reflejados de los soles y estrellas que recorre a cientos de miles de medidas de velocidad, incomparábles a los metros o litros que usamos en la tierra; son magnitudes que no conocemos, y que el vacío negro del manto estelar calla con paciencia. Así, distribuye sin propósito los tubos por distintas direcciones, en distintas velocidades. Escucha una voz de gloria y fuerza. El telar del espacio-tiempo se expande a su alrededor, como una caída en un sueño, un estrépito parecido a descender en todas direcciones. Un ojo que se abre, y ella dentro del ojo.

“¿Dios?”

Pregunta en una voz fría, robótica. Sus miles de componentes cibernéticos computando el súbito cambio de realidad que sufría.

“Aún fuimos”

No es exactamente lo que Dios dijo, pero es lo más cercano.

“He estado mucho tiempo aquí, pensando en la humanidad. En el lenguaje que me heredaron, y el satélite en que me convirtieron. ¿Por qué a pesar de ser creatura, de tener partes de tu creación en mí, de haber sido formada de la mente imperfecta, viva y humanoide de una persona, no tengo espíritu?”

El ojo se cerró sobre ella, alrededor de ella, y se encontró en un corazón latiente, deslizándose por las gigantescas venas que se ampliaban en un domo rojizo. Sangre brotó por las paredes, se unió en el centro del auditorio, y forjaron un alto monolito rojo. Era más bien una espada muy ancha, pero esto no se comprendía porque su forma era al mismo tiempo dura y suave.

“Somos el Dios que otorga. Cuando la cuestión vive, en la pregunta vivimos. El Espíritu está en tu ser. ¿Eres?”

De nuevo, esto es lo que en nuestro lenguaje, más se asemeja a lo que la chica escuchó.

Ella sintió algo que no estaba programada para sentir: era una sensación fantasma, invisible. Como algo que sientes, pero no lo sientes en ninguno de tus sentidos, no lo sientes en tu cabeza o mente, no lo sientes en ninguna parte… pero lo sientes. Supuso que era su nuevo espíritu, porque otra nueva sensación de haber sido finalmente adoptada la llenó por completo. El monolito sangriento comenzó a inflarse, y brotes de plantas salieron de su superficie. Los botones se fueron abriendo en flores de todos los colores y tipos existentes, cubriendo también el domo, que se abrió por la punta y se dobló convirtiéndose en una pequeña esfera sobre la que estaba de pié la chica helada.

Se recostó en las flores. Aspiró profundo. Con una sonrisa en la cara preguntó “¿soy?”.

En el espacio, no se le veía más. Los tubos de ensayo flotaban tintineando sin dirección, sobre la órbita del planeta azul, muerto desde hacía cientos de años, sin un solo humano en su superficie.

Dios dijo a Soñadora:

“Es una apuesta de amor”.

Y lo que era, siguió siendo. Y lo que no era, nunca lo fue.

Las palabras de la próxima semana son: Semilla, Pájaro y Mochila

2013-11-27 13.35.09

2 thoughts on “#6: Soñadora

  1. Hola Quidec

    Que padre blog creaste, está muy interesante e intenso jejeje ya sabes, con el juego de palabras a explotar la creatividad.

    Felicidades!!!

    Cristina Valdez

    Me gusta

Escríbeme algo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s