Ya le damos, si no, ni cuándo.

Muy buenos días, tardes, o noches, gente bonita.

Es difícil comenzar a escribir públicamente, porque siempre está la vocecilla que te dice una y otra vez que a nadie le va a gustar, que vas a ser criticado, que los linchamientos hoy en día son cibernéticos, no físicos. Nudos de tensión que por más que presionas y presionas con tus dedos no puedes deshacer de tus hombros. Temblorina pispireta que se asoma detrás de cada cálculo gramático. El fantasma que ronda los párrafos llamándote por la espalda para que abandones ese poema embrujado, cuento corto infernal, novela necromántica. Es difícil, armarse de valor… primero, porque tienes que juntar las piezas. Después, porque tienes que hacerlas encajar, una por una: un buen consejo por acá, una inspiración por allá, un amigo que te apoya de este lado; para cuando armaste el valeroso rompecabezas, las apariciones pierden la cabeza y se rompen en pedazos espectrales.

Y entonces, ahí estoy. En el umbral entre la vida normal y la vida literaria. Y sé que quiero cruzar, pero como en el Monomito, el héroe de las Mil Caras cruza para no regresar nunca a su vida pasada… y me pregunto, ¿es mi vida pasada, aquélla que no tiene éxitos literarios, ni firmas de autógrafos, ni días de escritura, tan mala? Digo, la vida no es tan mala. Es cómoda. Es pasiva. Inerte.

Pero eso no es vida. Es muerte. La ausencia de movimiento es muerte, ¿qué no? y es que comunmente sale uno que otro familiar que le teme a la muerte, pero hay temerosos de la vida que nunca confiesan su horror claramente. Es la vida, la que mata la comodidad, y cuando le dices sí a algo, le dices que no a otra cosa. Ya nadie quiere decir que no, todos quieren exclamar con cada oferta, descuento y muestra gratuita “¡SÍ, SÍ, SÍ!”. Me asquea la pausa placentera a la que hemos llegado. A la que he llegado. Es por eso que escribo, dejando un legado, de mi paso por el umbral de la vida literaria.

Sé que quiero cruzar, pero habrá que dar el primer paso. Es por eso que ya vamos escribiendo.

One thought on “Ya le damos, si no, ni cuándo.

  1. Y era hora que te animaras a escribir en un blog! Bienvenido al club! Sobre que te critiquen jamas dejes que eso te detenga, siempre habra critias de todo, asi que mejor dles algo que criticar que seguro a muchos les encantara! n.n

    Me gusta

Escríbeme algo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s